ACTIVIDADES

El festival y la vida sin Azpiri

Sin Alfonso, el festival va a ser difícil, pero la vida mucho más.
18 años de existencia del festival, en el cual él y yo éramos los únicos que seguían en la brecha desde el primer día,  yo como director y el cómo colaborador, aportando su buen hacer como ilustrador gráfico, no falto ni un año, ni cuando su inseparable Juani estuvo malilla, el busco un hueco y estuvo aquí, apoyando este festival, él decía que si no venía como colaborador , venia de otro modo, pero venia y así fue, cuando no colaboraba con una portada, era con una ilustración para un libro, con una publicación y si no como jurado, pero aquí estaba, decía que Estepona era como su segunda casa.

Nos aportó momentos memorables e ilustraciones inmortales, y no me puedo imaginar un festival sin el a mi lado.
Pero lo más duro será la vida sin él, en el festival aportaba su arte, pero en la vida fuera del festival era mi amigo. La complicidad, el buen rollo y la generosidad que me demostró Alfonso en estos 18 años la encuentras pocas veces en una vida, los viajes a Madrid por trabajo siempre eran sazonados por encuentros con Alfonso, siempre entre risas y camaradería, compartí como mía su familia, Juani y mis queridas Diana, Lorena y Esther. Diana, una cría cuando la conocí y ahora va a traer al mundo a otra pequeña “Lornita”, otra Azpiri, como siempre niñas, que no conocerá a su abuelo en persona, pero sabrá lo gran dibujante que era y sobre todo le contaremos la magnífica persona que era, divertido, generoso, amigo de sus amigos, y que gracias a su obra, Alfonso Azpiri ya es inmortal.

Para esta edición teníamos varios proyectos juntos, como para las próximas, este año nos deja una colección de postales sobre los personajes de “La Guerra de las Galaxias”, en la parte de agradecimientos del catálogo oficial, le escribí una breve nota que desgraciadamente ahora suena a despedida, la leí en su funeral y quiero terminar con ella, esta pequeña carta dedicada a mi querido amigo Alfonso Azpiri.
«A Alfonso. Son 18 años apoyando una idea loca, de desconocidos pasamos a amigos y ahora somos algo más, y pensad lo que queráis, pero es que a este tío le quiero mucho, es que a Azpiri hay que quererle, y no sólo por la maravillosa colección que nos ha dejado para la eternidad, sino por ser como él es. Por eso su editor, Ricardo, dio a esta colección de postales el mejor nombre que se le puede dar, porque a Azpiri la tierra se le queda pequeña, es Azpiri de las Galaxias. Gracias, Alfonso».

​Julio Peces.

GALERÍA